La hormiga vanidosa y el perro agradecido. Autor: Jaime Eduardo Castellanos Villalba.

Cierto día, la hormiga vio pasar un perro con tres zapatos de distinto color.

– ¡ Que mal vestido y harapiento se ve usted !, ni afeitado se le ve, me parte el corazón ver un animal en sus condiciones, por favor perro, desaparezca de mi vista -dijo la hormiga

– Lo siento, doña hormiga, excúseme si la he molestado, busco en el camino un zapato que ya no use nadie y algo de comer -contestó el perro.

Desde ese día la hormiga, jamás a nadie volvió a juzgar, arrojó al río su ligereza para hablar, al viento su vanidad y volvió a ver, mirando con el corazón a los demás.

De pronto el perro se quitó los zapatos, cuando a una hormiga que le faltaba una pata vio,
entonces no comió, ese día su corazón también se alimentó y al Creador, millones de gracias dio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.